Somos unas clásicas

Somos unas antiguas y somos unas modernas, y ese calificativo nos lo sueltan alternativamente nuestras amigas dependiendo de cómo gire el viento. Y, bueno, ambas veces decimos que sí con la cabeza.

Somos un poco antiguas, pero nos gusta y nos enternece cuando aparece un sello como Graphiclassic, que entiende la edición como se entendía hace décadas, con esa mezcla de buen hacer y de creer firmemente que estás difundiendo Cultura (esa «C» mayúscula está puesta con todo el sentido). El otro día un comercial nos dijo que habían empezado a distribuir los cómics y revistas de Graphiclassic y, mira, hemos pedido uno de cada. Venid a echarles un ojo, que saben a otro tiempo.

Que ya sé que igual deberíamos estar hablando de las cosas de Navidad, pero es que eso ya lo vais a ver vosotras cuando paséis por la librería, si saltan a la vista. Estamos con la tienda llena de calendarios y agendas (algunos graciosísimos, la verdad), nos hemos traído libracos de estos que como sepas de alguien a quien le guste el tema quedas como dios (en plan Los comienzos del automóvil en España, o La divina comedia anotada en tres tomos, vamos, hablamos de libros de dos y tres kilos, venid con carrito de la compra), ¡el estuche con los seis libros de la saga Dune, todos juntos! Vamos, que regalos navideños tenemos.

Pero yo qué sé. Al final nos quedamos mirando esta cosa tan graciosa de Funambulista, que ha editado un tomo gordo con muchas de las obras de Sherlock Holmes apócrifas, de una gente que con toda su cara dura y de la forma más pulp posible se puso a escribir más relatos del detective a la vez que Conan Doyle (lo hizo Avellaneda con el Quijote y se seguirá haciendo siempre).

Nos quedamos con nuestras amigas de siempre, Doña Emilia por un lado (que bonitos los Cuentos que le ha sacado Lumen, qué bien traídos sus ensayos, conferencias y crónicas por parte de Renacimiento), y Anne Carson por otro (qué suerte que sea tan prolífica y qué suerte que Vaso Roto siga publicando cosas como Norma Jeane Baker de Troya).

Confesamos que se nos había olvidado un poco que el escritor de Tanzania Abdulrazak Gurnah había ganado el Premio Nobel de Literatura de este año, con eso de que había poquísimo traducido o encontrable en castellano, pero Salamandra acaba de publicar su novela Paraíso y hemos pedido un puñado, qué menos que leer al Nobel, ¿no? Por lo demás, podéis ver el resto de novedades en nuestro escaparate de esta semana.